La pócima del Cholo

La pequeña villa donde viven Astérix y Obélix es el último lugar que queda fuera de control del Imperio Romano. Cuando el oficial romano Lucius Detritus  descubre que se trata de una poción mágica que otorga una fuerza sobrehumana a quien la beba, decide secuestrar al druida Panorámix para que se la prepare personalmente y poder así derrocar al mismísimo Julio César. 

Es el mejor paralelismo que puedo encontrar con el Atleti del Cholo Simeone (Astérix), el Mono Burgos (Obelix) y el profe Ortega (Panorámix). Sin duda, estos tres personajes habitan en una villa (Madrid-Vicente Calderón), siempre controlada por el Imperio Romano (Real Madrid).

Pues sí, este cuerpo técnico, dirigido con maestría por Simeone, ha logrado hacerse un hueco entre los mejores, los más ricos, los más poderosos. A base de trabajo, lucha, sacrificio y entrega han ganado una Liga en el mismísimo Camp Nou y lo más increíble… han llegado a la final de la Champions, ¡dos veces en dos años!, eliminando equipos con estrellas hasta en el bar del estadio.

El personaje en sí, no va con mis valores. Es demasiado macarra como lo era en el terreno de juego. Prefiero los entrenadores respetuosos, caballeros…pero lo que ha conseguido con jugadores de ‘medio pelo’ con todo el respeto, es encomiable. Y digo de ‘medio pelo’ porque antes de que apareciera este Astérix del fútbol, quiénes eran Godín, Juanfran, Gabi, Koke o Saúl. A menudo escucho a gente decir que este equipo no juega un pimiento , que es el antifútbol… ¿¿¿¿pero encima tiene que jugar como el Milán de Arrigo Saachi?????

Yo creo que el Cholo y el Atleti no son lo mismo el uno sin el otro. Son uña y carne. Tengo mis dudas si haría lo mismo en un Inter o una Roma. Además, sabe que jugadores le vienen al Atleti de perlas. Y todos trabajan a una. Ver a Griezmann, para mi uno de los mejores delanteros que hay ahora en el panorama actual, luchando en el borde de su área por robar un balón, dice bien a las claras la unión y el compromiso de cualquiera que se ponga la rojiblanca.

La pregunta es, ¿logrará volver a estar peleando hasta el final por la Liga y la Champions? La Liga, tengo mis dudas, pero la Champions, seguro. Y más después de ver el nivel de la misma este año. Con los blufs ingleses, como siempre, y un Bayern cuyas bandas son dos abuelos que ya están más que de vuelta.

Creo que los aficionados al fútbol estamos de enhorabuena con estos equipos que son una piedra en el zapato para los grandes. Grandes imperios monetarios, acosados e incluso derribados. Al menos, que podamos tener emoción y la pasión nos dure hasta el mes de mayo. El fútbol necesita más ‘galos’ revolucionarios.

1 comentario

  1. Este articulo, viniendo de quien viene, tiene tintes casi de admiración. Eso te honra. Pero has olvidado algo muy importante, la afición.
    Un buen amigo argentino, del River (por supuesto) cuando llegó a España hace ya casi veinte años, se hizo del Real Madrid, quizás por inercia. No lo sé.
    Es un forofo a muerte del equipo blanco, pero hasta hoy le sigue cambiando la cara cuando le preguntas qué sintió la primera vez que fue al Bernabéu. No entendía nada. Nadie gritaba, pocos animaban….
    La afición del Calderón son los pastos galos en los que podía encontrar el bueno de Diego Pablo Astérix (aparte de macarra, creo que compartirás otros muchos de sus valores, que seguro que tratas de inculcar a tus hijos), los ingredientes para elaborar la pócima mágica (potion magique que dirian los autenticos galos).
    A tus dudas, uno de los cantos que muestran el espiritu de ninca darse por vencidos y que se oyen siempre en el Calderón: Volveremos, volveremos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *