Arbitraje, ¿tecnología sí, tecnología no?

En los últimos años se ha venido especulando peligrosamente con el uso de la tecnología dentro del mundo del fútbol. La realidad es que el nivel arbitral no es el mejor sin duda alguna pero tampoco ayuda que haya 60 cámaras y que gracias a las repeticiones se pueda debatir si una jugada ha sido penalty o no.

Yo no estoy de acuerdo para nada en que cada jugada que sea susceptible de polémica genere pérdidas de tiempo en revisar en una televisión si hay una mano, si una falta es fuera o dentro del área o si hay una agresión en un córner. ¿Os lo imagináis? Un partido que empezara a las 21, terminaría a las 12 de la noche. Menudo coñazo. ¿Queremos convertir el fútbol en el soporífero deporte del béisbol americano? Además, luego está la parte en que la decisión va más allá de la interpretación del árbitro, aún viendo la repetición. Y es que, domingo tras domingo, hay cientos de jugadas polémicas que, aún viéndose repetido 100 veces, no llegan a ser clarificadoras del todo.

Lo que sí haría y creo que eso sería instantáneo, es poner ya en todos los campos sensores dentro de las porterías para saber si un balón ha atravesado la línea o no. Simplemente con una luz verde o roja, visible por todo el mundo, que indique si el balón ha entrado o no.

Teniendo en cuenta todo esto, también urge profesionalizar a los árbitros. Que se dediquen a ello al 100% que además para eso lo ganan, y bien. No me vale con que se junten una vez al año para hacer pruebas de resistencia o de velocidad, y que algunos la vista no la ejerciten. Todo esto ayudaría también a las ‘libres interpretaciones del colegiado’. Estoy bastante cansado de que lo que para un árbitro es una mano involuntaria, no sea penalty o para otro sea tarjeta amarilla o roja. No se pueden dejar esas decisiones a su ‘libre interpretación’ porque ahí es donde vienen las polémicas y las comparaciones. Y los supuestos ‘robos’.

Y por último, algo que me parece de chiste es la figura del cuarto árbitro, y sobre todo del señor que tiene la mejor entrada de todo el estadio y encima cobra por ello, el árbitro de fondo. Vaya tela el gol que nos metió con eso la FIFA, la UEFA y toda su puñetera madre…

1 comentario

  1. Bastante de acuerdo… aunque creo que la tecnología sí ayudaría a evitar el comportamiento poco deportivo de algunos jugadores que intentan engañar al árbitro permanentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *